domingo, 18 de junio de 2017

Comentario a las lecturas de la Solemnidad del Sangre de Cristo. 18 de junio 2017.

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario a las lecturas de la Solemnidad del Sa...:

Conmemoramos hoy la permanencia real de Cristo en la tierra, bajo las especies de pan y vino, en la Eucaristía. Es algo tan grande que sólo es posible explicarlo, partiendo de algo muy íntimo. Y así, en mi experiencia personal arroja un balance de enorme importancia la recepción diaria de la eucaristía. Celebración y comunión, responden a una necesidad que tiene mucho de espiritual, pero que también incide en lo físico.
La presencia  real de Jesús en las formas de pan y vino comunica una corriente espiritual intima. No es solamente un rito sacralizado por la fe. Es una realidad que transforma, y enriquece. Siempre hay un antes y un después en la recepción de la Eucaristía. Muchos días se llega a la misa cotidiana con problemas, tristezas, distracciones o dudas. Gran parte de todos esos problemas van a aclararse. Nuestro cuerpo, alma y pensamiento han cambiado después de la comunión. No es un espejismo, no es una falsa emoción.
No es posible dejar de proclamar tal efecto real de un don espiritual. El mayor bien "terreno" que podemos dar a nuestros hermanos es comunicarles lo que sentimos a la hora de recibir el Cuerpo de Cristo. Y la mejor ayuda es predibujarles con las obras de nuestra vida  tales dones. Porque el alimento espiritual que supone la recepción del Cuerpo y Sangre de Jesucristo es fundamental para construir nuestra identidad total como cristianos, con todo lo que eso significa y debe significar. Por todo ello debemos celebrar esta Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo con especial dedicación, amor y cuidado espiritual.
El hecho de que hoy se celebre el "Día de la Caridad" y que hagamos la colecta a favor de Cáritas, nos ayudará a remarcar el vínculo indisoluble entre la comunión eclesial y la comunión con los pobres: el pan eucarístico, don del amor de Dios, nos mueve a compartir el pan de cada día. El alimento de nuestra fe nos hace ser alimento para los demás, para los pobres; nos hace descubrir la voluntad de Dios: que el pan de cada día sea para todos.

viernes, 26 de mayo de 2017

Lecturas de la Solemnidad de la Ascensión del Señor. 28 de mayo 2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Llamados a la intimidad con el Señor.: Lecturas de la Solemnidad de la Ascensión del Seño...:

 En los últimos días, antes de su ascensión a los cielos, Jesús adoctrina a sus discípulos, pocos todavía, a causa quizá de la persecución y el rechazo de las autoridades judías. Esas enseñanzas versaban, una vez más, sobre el Reino de los cielos, el gran tema que abarca toda la doctrina de Cristo y sintetiza cuanto el Señor había dicho en orden a la salvación. Por algo llegó a enseñar: Buscad el Reino de los cielos y todo lo demás se os dará por añadidura... Pronto ese Reino, iniciado ya con la llegada de Jesucristo, comenzaría a consolidarse por medio de la Iglesia, siendo ella misma ese Reino en marcha. Se iniciaba así la salvación, que aún hoy sigue su curso.

Jesús buscó en la oración la intimidad con el Padre

Llamados a la intimidad con el Señor.: Jesús buscó en la oración la intimidad con el Pad...: «Al orar no os perdáis en palabras» (Mt 6, 7): orar es amar Jesús buscó la soledad para orar. Sin duda, también oró en comunidad, pero ne...

sábado, 13 de mayo de 2017

Lecturas del V Domingo de Pascua 14 de mayo de 2017.

Llamados a la intimidad con el Señor.: Lecturas del V Domingo de Pascua 14 de mayo de 2017...



Las tres lecturas de este
domingo tienen un hilo conductor eclesiológico. Permiten proponer tres aspectos
complementarios del misterio de la Iglesia, siempre en relación con la
perspectiva pascual propia de  este
tiempo. La Iglesia, lugar del encuentro. Los primeros discípulos de Jesús
ofrecieron al mundo un modelo de fraternidad. Siguiendo el camino de Jesús,
aprendieron a superar las diferencias y a resolver los conflictos con amor.
Organizaron la convivencia para favorecer la vida, no para complicarla: para
fomentar la comunión entre hermanos, no para establecer diferencias, rangos y dignidades.
Construyeron la comunidad sobre el único fundamento que es Cristo, el Señor
resucitado. Pedro dice de ella que es templo del Espíritu Santo, es decir,
ámbito del encuentro con Dios en Jesucristo. Todos los miembros de esta
comunidad constituyen un sacerdocio real, un pueblo de reyes y sacerdotes.
Un pueblo en el que, por tanto,
ya no hay reyes o sacerdotes que mediaticen la libertad de los hijos de Dios y
se interfieran en las relaciones de cada uno con el Padre. Pero la Iglesia
todavía no es el reino de Dios.


domingo, 30 de abril de 2017

Comentario de las lecturas del III Domingo de Pascua. 30 de abril 2017.

 Haz clik en el siguiente enlace.
Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario de las lecturas del III Domingo de Pascua...
A estos  dos discípulos de Emaús la fe en la resurrección de Jesús les cambió la vida. Cuando se les había nublado la fe, se les había nublado la alegría y la esperanza: nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves, hace dos días que sucedió todo esto. A los discípulos de Emaús les pasó lo mismo que les había pasado a los demás
discípulos de Jesús: antes de ver al resucitado andaban tristes y acobardados; después de verlo recobraron la alegría, la valentía y las ganas de vivir y predicar. También en nuestro tiempo, la fe o la no fe en la resurrección de Jesús nos cambia la vida, con todo lo que esto conlleva. Creer en la Resurrección es creer en la vida inmortal, una vida en la que viviremos para siempre, según el juicio misericordioso que Dios haga de cada uno de nosotros. No creer en la resurrección es creer que todo se acaba definitivamente para la persona cuando ésta muere corporalmente. Y, naturalmente, creer que esta vida mortal es todo lo que tenemos, o creer que esta vida temporal es sólo camino para otra vida inmortal, condiciona mucho nuestro actual estilo de vida.