martes, 6 de diciembre de 2016

Comentarios a las lecturas de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen 8 de diciembre de 2016

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentarios a las lecturas de la Solemnidad de la ...: Caminar desde Cristo.: Comentarios a las lecturas de la Solemnidad de la ... : Comentarios a las lecturas de la Solemnidad de la  Inmaculada...

Al igual que María tengamos un corazón abierto, acogedor, para que la Palabra habite en nosotros y nos ilumine el camino a seguir. María nos enseña la humildad, la ilusión, la esperanza, la espera paciente y la aceptación de la voluntad de Dios.
Como María dejemos que la Luz nos inunde, que Cristo se haga presencia en nuestro interior, que meditemos en el silencio como lo hizo María y respondamos «Si» a los planes de Dios, aunque estos nos saquen de nuestra comodidad, de nuestra rutina, porque responder afirmativamente es vivir con alegría, con esperanza, con amor, es dejar que Él nos guié.
Junto a María contestemos: «hágase en mi tu voluntad».

sábado, 3 de diciembre de 2016

Lecturas del II Domingo de Adviento. 4 de diciembre 2016.

Caminar desde Cristo.: Lecturas del II Domingo de Adviento. 4 de diciembr...: PRIMERA LECTURA LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 11, 1-10 Aquel día: Brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vásta...

Comentario de las lecturas del II Domingo de Adviento. 4 de diciembre 2016.

Haz clik en el siguiente enlace:

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario de las lecturas del II Domingo de Advie...:
Cambiar de ruta, día a día. Mirar tu luz y ponernos en camino, sin rodeos ni demora. Es necesario estar continuamente agarrado al volante, cosido al timón de nuestra nave. Tenemos, sin remedio, un defecto en el mecanismo de nuestra dirección, e insensiblemente nos inclinamos a uno o a otro lado. El Adviento es un período de conversión, de cambio de conducta... Hemos de entrar en este movimiento que la Iglesia alienta esperanzada. Hemos de pararnos a considerar cómo marcha nuestra vida, hemos de hacer una revisión a fondo en el motor de nuestro espíritu. Ponerlo a punto, con el deseo y la ilusión renovada de caminar hacia Cristo, de vivir siempre de cara a Dios.